IMAGEN de una rotura parcial del Ligamento Cruzado Anterior LCA

La rotura del ligamento cruzado anterior (LCA) es una de las lesiones mas comunes en la rodilla. El LCA tiene como función principal proporcionar estabilidad a la rodilla, especialmente durante movimientos que implican giros bruscos, cambios de dirección o saltos.

¿Qué es el LCA y cuál es su función?

El LCA es un ligamento que se encuentra en el interior de la rodilla, conectando el fémur (hueso del muslo) con la tibia (hueso de la espinilla). Este ligamento ayuda a mantener la estabilidad de la rodilla, evitando que la tibia se desplace hacia adelante con respecto al fémur.

En la compleja estructura de la rodilla, donde el fémur y la tibia se unen, encontramos cuatro ligamentos principales (dos cruzados y dos laterales) que funcionan como resistentes cuerdas manteniendo la unión y estabilidad de estos huesos.

Entre estos, el Ligamento Cruzado Anterior (LCA) destaca por ser el más susceptible a lesiones y, frecuentemente, requiere de intervención quirúrgica.

Los ligamentos cruzados, tanto el anterior como el posterior, se sitúan dentro de la articulación de la rodilla, cruzándose entre sí en forma de «X». El LCA se ubica en la parte delantera, mientras que el ligamento cruzado posterior se encuentra detrás.

Estos ligamentos controlan los movimientos de deslizamiento de la rodilla hacia adelante y hacia atrás, así como para la rotación interna y externa. Además, actúan como estabilizadores secundarios ante las desviaciones laterales de la rodilla.

El LCA tiene una función específica: prevenir que la tibia se desplace hacia adelante respecto al fémur. Además, proporciona estabilidad rotacional a la rodilla, controlando principalmente la rotación interna.

Cuando se produce una rotura del LCA, ocurre un movimiento combinado de traslación anterior de la tibia, rotación interna y desviación de la rodilla hacia dentro, lo que puede comprometer seriamente la funcionalidad de la articulación.

En las siguientes imágenes puedes ver:

IMAGEN 1.-Rotura parcial del ligamento lateral de la rodilla.

rotura parcial del ligamento lateral de la rodilla

IMAGEN 2.-Rotura completa del ligamento cruzado posterior.

rotura completa del ligamento cruzado posterior de la rodilla

Tipos de lesiones y roturas del Ligamento Cruzado Anterior (LCA)

Las lesiones de rodilla más habituales incluyen esguinces o roturas del ligamento cruzado anterior (LCA). La rotura del LCA se produce generalmente durante actividades físicas que implican un estrés significativo en la rodilla.

Esto incluye deportes como el fútbol, baloncesto, tenis o pádel, esquí y gimnasia, donde los movimientos rápidos y los giros son comunes.

A menudo, las lesiones del LCA se acompañan de daños en otras estructuras de la rodilla, como el cartílago, el menisco o ligamentos adicionales. En accidentes de alta energía, como en esquí, puede ocurrir la rotura simultánea del ligamento cruzado posterior, resultando en una luxación de rodilla, una lesión mucho más severa.

Sin embargo, lo más común en la práctica deportiva suele ser la rotura aislada del LCA o acompañada de una rotura de menisco. Aunque generalmente se clasifican los esguinces de ligamentos en tres grados: 1 (estiramiento), 2 (rotura parcial) y 3 (rotura completa), en el caso del LCA, los desgarros parciales son poco comunes.

La mayoría de las lesiones en el LCA son completas, ocurriendo usualmente un arrancamiento del ligamento desde el fémur, seguido por roturas en la mitad del ligamento, ambas situaciones generalmente irreparables.

 

Las lesiones de este ligamento pueden variar en severidad y su tratamiento depende del grado de la lesión.

1. Esguinces leves (Grado I)

El esguince de grado I se caracteriza por un daño mínimo en las fibras del ligamento.

Los síntomas incluyen dolor leve y una pequeña cantidad de hinchazón. La estabilidad de la rodilla generalmente se mantiene.

2. Rotura parcial del LCA: Esguinces moderados (Grado II)

En un esguince de grado II, el LCA sufre un estiramiento más severo, resultando en un daño parcial del ligamento. Los pacientes pueden experimentar dolor moderado, hinchazón y una sensación de inestabilidad en la rodilla.

3. Rotura completa del LCA: Esguinces graves (Grado III)

Esta es la lesión más grave del LCA, donde el ligamento se rompe completamente. Se presenta con dolor intenso, hinchazón significativa y una notable inestabilidad de la rodilla.

4. Lesiones asociadas

En casos graves, la rotura del LCA puede ir acompañada de lesiones en otros ligamentos de la rodilla, meniscos o cartílagos.

Estas lesiones combinadas pueden causar una inestabilidad aún mayor y un dolor más intenso.

¿Cómo se rompe el Ligamento Cruzado Anterior?

El Ligamento Cruzado Anterior (LCA) puede romperse debido a varios tipos de movimientos o impactos, especialmente durante actividades físicas.

Las causas más comunes de una rotura del LCA incluyen:

  • Movimientos de pivote o giro brusco: Cuando el pie está fijo en el suelo y el cuerpo gira repentinamente sobre la rodilla. Esto es común en deportes como el fútbol o el baloncesto, donde los cambios rápidos de dirección son frecuentes.
  • Aterrizajes incorrectos: Saltar y aterrizar de forma inadecuada puede generar una fuerza excesiva en el LCA, especialmente si la rodilla se dobla hacia atrás o se tuerce.
  • Impactos directos: Un golpe fuerte en la rodilla, como en accidentes de tráfico o en deportes de contacto, puede causar la rotura del LCA.
  • Paradas bruscas o deceleraciones: Detenerse repentinamente mientras se corre puede ejercer una presión excesiva sobre el LCA, llevando a su ruptura.

En muchos casos, la rotura del LCA se acompaña de un sonido audible de «pop» en el momento de la lesión, seguido de dolor e hinchazón. La inestabilidad en la rodilla es un síntoma común después de la lesión, donde la persona puede sentir que la rodilla «cede» bajo su peso.

Síntomas de la rotura del LCA

Si has sufrido una lesión en el ligamento cruzado anterior, es posible que hayas escuchado un sonido similar a un «crujido» y sientas que tu rodilla no ofrece la estabilidad necesaria para soportar tu peso. Puede parecer que la rodilla está «desencajada».

Los síntomas de una rotura del Ligamento Cruzado Anterior (LCA) pueden variar de una persona a otra, pero típicamente incluyen:

  • Sonido audible en el momento de la lesión: Muchas personas reportan escuchar un sonido de «pop» o chasquido en la rodilla en el momento en que se produce la lesión.
  • Dolor agudo: El dolor suele ser inmediato y puede ser muy intenso, dependiendo de la gravedad de la lesión.
  • Hinchazón: Un aumento considerable de la hinchazón o un derrame articular que se manifiesta rápidamente, en cuestión de minutos después de la lesión. Esto se debe a la sangre que se acumula en la rodilla procedente de los vasos sanguíneos del ligamento lesionado.

La rodilla suele hincharse rápidamente, a menudo dentro de las primeras 24 horas después de la lesión. La hinchazón puede ser significativa y limitar el rango de movimiento.

  • Pérdida de rango de movimiento: Puede ser difícil estirar o doblar completamente la rodilla después de la lesión.
  • Inestabilidad en la rodilla: Sensación de que la rodilla no es capaz de sostener el peso del cuerpo o se «sale de su lugar» al intentar caminar o hacer movimientos. Una vez que la hinchazón disminuye y el paciente intenta retomar sus actividades gradualmente, puede experimentar inestabilidad en la rodilla.

Los temidos «fallos» que preocupan a los traumatólogos, son episodios de subluxación de la rodilla con movimientos mínimos (cuando no hay un control muscular completo).

Estos episodios incrementan el riesgo de sufrir daños adicionales en el cartílago que protege la rodilla o en los meniscos. Estas lesiones adicionales pueden empeorar el pronóstico de la rodilla, ya que son parcialmente irreversibles.

  • Dificultad para caminar o apoyar peso: En algunos casos, la persona puede ser incapaz de caminar o sentirse insegura al apoyar peso en la pierna afectada.

Los síntomas como la pérdida del rango completo de movimiento o el dolor, aunque preocupantes, son generalmente menos graves que la inestabilidad en la rodilla y la posible aparición de fallos o subluxaciones, ya que suelen ser totalmente recuperables.

Es importante destacar que no todos estos síntomas deben estar presentes para sospechar de una rotura del LCA. En algunos casos, los síntomas pueden ser más sutiles, especialmente en desgarros parciales.

¿Cómo se diagnostica la lesión del LCA?

El diagnóstico de una rotura del Ligamento Cruzado Anterior (LCA) generalmente se realiza a través de una combinación de evaluación clínica y pruebas de imagen.

Historia clínica y examen físico

El médico comienza preguntando sobre cómo ocurrió la lesión y los síntomas experimentados. Durante el examen físico, se evalúa el grado de hinchazón, dolor, rango de movimiento y estabilidad de la rodilla.

Se pueden realizar pruebas específicas como la prueba de Lachman, la prueba del cajón anterior y la prueba de pivot shift para evaluar la integridad del LCA.

Técnicas de imagen: Radiografías y resonancia

Aunque una radiografía no puede mostrar una rotura del LCA, puede ser útil para descartar fracturas óseas u otras lesiones en la rodilla.

La Resonancia magnética (RM) es la prueba de imagen más precisa para diagnosticar una rotura del LCA. La RM puede mostrar detalles del ligamento, así como de otras posibles lesiones en la rodilla, como daños en los meniscos, cartílagos o en otros ligamentos.

Artroscopia de rodilla

En algunos casos, se puede realizar una artroscopia, un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo en el que se inserta una cámara pequeña en la rodilla para observar directamente el LCA y otras estructuras de la articulación.

Sin embargo, este método es menos común para el diagnóstico y se usa más frecuentemente para la reparación quirúrgica de la lesión.

Da el primer paso hacia una vida plena y sin dolor con la Medicina Regenerativa.

PRP rodilla: infiltraciones plasma rico en plaquetas

IMAGEN: preparación PRP para rotura de LCA

Tratamiento de la rotura del Ligamento Cruzado Anterior

Las lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA) son relativamente frecuentes y pueden variar desde roturas parciales hasta roturas completas.

Mientras que las roturas completas del LCA suelen requerir intervención quirúrgica, las roturas parciales del LCA a veces pueden tratarse con éxito sin cirugía, gracias a tratamientos innovadores como el Plasma Rico en Plaquetas (PRP) integral guiado por imagen y también con proloterapia.

Tratamientos sin cirugía de la rotura del ligamento cruzado anterior

El tratamiento no quirúrgico de una rotura del Ligamento Cruzado Anterior (LCA) es una opción viable para ciertos pacientes, especialmente aquellos con un nivel de actividad física bajo, lesiones menos graves o para quienes la cirugía representa un riesgo elevado.

Este enfoque se enfoca en la rehabilitación y el fortalecimiento de la rodilla.

Los elementos clave del tratamiento no quirúrgico incluyen:

  • Reposo y reducción de la hinchazón: Inicialmente, se recomienda el reposo y la aplicación de hielo para reducir la hinchazón y el dolor. También puede ser útil elevar la pierna y utilizar compresas frías.
  • Medicación Antiinflamatoria: Para controlar el dolor y la inflamación, se pueden prescribir medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE).
  • Uso de férula o rodillera: Para proporcionar estabilidad a la rodilla y evitar movimientos que puedan causar más daño.
  • Fisioterapia: Es fundamental para recuperar la fuerza y la movilidad de la rodilla. Un fisioterapeuta diseñará un programa de ejercicios personalizado que incluirá fortalecimiento muscular, ejercicios de estabilidad y rango de movimiento.
  • Actividades de bajo impacto: Se pueden recomendar actividades que no ejerzan mucha presión sobre la rodilla, como nadar o andar en bicicleta, para mantener la condición física sin comprometer la rodilla lesionada.
  • Modificación del estilo de vida y actividades: Los pacientes pueden necesitar ajustar sus actividades diarias y deportivas para evitar estrés adicional en la rodilla lesionada.

Es importante destacar que el tratamiento no quirúrgico puede no ser adecuado para todos los pacientes, especialmente para aquellos que son muy activos o practican deportes de alto impacto.

La decisión de tratar una rotura parcial del LCA sin cirugía debe tomarse en consulta con un profesional médico y suele basarse en varios factores.

Entre ellos, la edad del paciente, su nivel de actividad, el alcance de la lesión, las circunstancias individuales del paciente y los objetivos a largo plazo en cuanto a actividad física y calidad de vida.

proloterapia para rotura parcial de ligamento cruzado anterior

Proloterapia para la rotura parcial del ligamento cruzado anterior

Antes de aplicar la proloterapia es necesaria la confirmación del desgarro parcial.

  • El primer paso es confirmar el diagnóstico de un desgarro parcial del LCA mediante la evaluación clínica, la exploración física y el diagnóstico por imagen, como la RM.
  • Edad y nivel de actividad del paciente: Las personas más jóvenes y activas suelen tener más probabilidades de necesitar una intervención quirúrgica debido a las exigencias de su estilo de vida. Sin embargo, en el caso de los pacientes de más edad o con actividades menos exigentes físicamente, pueden considerarse opciones no quirúrgicas.
  • Alcance de la lesión: El tamaño y la localización del desgarro parcial son cruciales para determinar si las opciones no quirúrgicas son viables. Los desgarros pequeños y aislados son más susceptibles de tratamiento no quirúrgico.
  • Objetivos del paciente: Los objetivos y preferencias del paciente desempeñan un papel importante en la elección del tratamiento. Algunas personas pueden preferir un enfoque no invasivo con un tiempo de recuperación más corto.

La proloterapia, también conocida como terapia de proliferación, es un tratamiento no quirúrgico que se utiliza con éxito para el tratamiento de lesiones como la rotura parcial del Ligamento Cruzado Anterior (LCA).

Este método se basa en la inyección de una solución, generalmente una mezcla de dextrosa y anestésico local en el tejido lesionado, con el objetivo de estimular la respuesta curativa natural del cuerpo.

¿Cómo funciona la proloterapia para la rotura parcial del LCA?

La proloterapia como tratamiento de la rotura parcial del LCA provoca:

  • Estimulación de la curación natural: Las inyecciones aplicadas en y alrededor del ligamento dañado están diseñadas para provocar una respuesta inflamatoria controlada, que a su vez activa los procesos naturales de curación del cuerpo.
  • Fortalecimiento del ligamento: la respuesta curativa incrementa el flujo sanguíneo y promueve el depósito de colágeno, lo que ayuda a fortalecer y engrosar el ligamento lesionado, mejorando así su estabilidad.
  • Reducción del dolor: Aunque el principal objetivo es estimular la curación, muchos pacientes experimentan una reducción del dolor después de someterse a la proloterapia, lo que podría deberse a la estabilización del ligamento.

Normalmente se requieren múltiples sesiones de proloterapia, espaciadas a lo largo de varias semanas o meses. A menudo se combina con fisioterapia y ejercicios de rehabilitación para maximizar los resultados.

Opinión de Proloterapia para rotura parcial de LCA

Beneficios del tratamiento sin cirugía de la rotura del LCA

La combinación de PRP y proloterapia aumenta el potencial regenerativo del tratamiento, promoviendo la reparación de las fibras desgarradas del LCA y los tejidos circundantes.

Los beneficios de este enfoque incluyen:

  • Mínimamente invasivo: A diferencia de la cirugía, el PRP guiado por imagen con proloterapia es un procedimiento mínimamente invasivo, lo que reduce el riesgo de complicaciones y acorta el tiempo de recuperación.
  • Regenerativo: Este tratamiento se centra en estimular los propios mecanismos de curación del cuerpo, promoviendo la reparación y regeneración de los tejidos.
  • Reducción del dolor: Los pacientes suelen experimentar menos dolor y molestias tras el procedimiento en comparación con las opciones quirúrgicas.
  • Recuperación más rápida: El tiempo de recuperación suele ser más corto y los pacientes pueden retomar sus actividades normales con mayor rapidez.
  • Menor coste: Las opciones no quirúrgicas como el PRP guiado por imagen con proloterapia suelen ser más económicas que la cirugía.
  • Curación natural: En lugar de depender de materiales o procedimientos artificiales, este enfoque aprovecha la capacidad innata del cuerpo para curarse a sí mismo.
  • Beneficios a largo plazo: El PRP guiado por imagen con proloterapia no sólo trata la lesión del LCA, sino que también ayuda a combatir los cambios degenerativos de la rodilla. Promueve la salud general de la rodilla y reduce el riesgo de futuras lesiones.

DESCARGA la GUÍA de Medicina Regenerativa que elimina tu dolor ¡SIN CIRUGÍA!

"*" señala los campos obligatorios

Nombre y Apellidos*
Aviso legal
Acepto recibir notificacione en mi correo
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

artroscopia ligamento cruzado anterior

Operación ligamento cruzado anterior

La decisión sobre qué técnica utilizar depende de varios factores, como la edad del paciente, nivel de actividad, salud general y preferencias personales.

Es importante que cada paciente discuta con su médico las opciones disponibles, los beneficios y riesgos de cada tipo de cirugía, y lo que mejor se adapte a su situación personal.

La cirugía de LCA tiene como objetivo restaurar la estabilidad de la rodilla y permitir al paciente volver a sus actividades diarias y deportivas.

Tipos de cirugía para la rotura del Ligamento Cruzado Anterior (LCA).

Reconstrucción del LCA con Autoinjerto

Esta es la cirugía más común para la rotura del LCA. «Autoinjerto» significa que se utiliza tejido del propio paciente para reemplazar el ligamento roto.

Los tejidos más comúnmente usados son:

  • Tendón de la rótula: Se toma una porción del tendón que conecta la rótula con la tibia.
  • La plastia de LCA (Ligamento Cruzado Anterior) con injerto de tendón del cuádriceps es una técnica quirúrgica utilizada para reconstruir el LCA lesionado. Este procedimiento utiliza una porción del tendón del cuádriceps, que es el músculo grande en la parte frontal del muslo, para reemplazar el ligamento roto.
  • Tendones isquiotibiales: Se utilizan tendones de la parte posterior del muslo.

El cirujano retira el ligamento dañado y usa el tejido seleccionado para crear un nuevo ligamento, fijándolo en su lugar en el hueso.

Reconstrucción del LCA con Aloinjerto

En este procedimiento, en lugar de tomar tejido del propio paciente, se utiliza tejido de un donante (cadáver). Esto puede ser una opción para pacientes que prefieren evitar la extracción de tejido de otra parte de su cuerpo. La técnica quirúrgica es similar a la del autoinjerto.

Reparación Primaria del LCA

Esta es una opción menos común y solo es viable en ciertos tipos de roturas del LCA, como cuando el ligamento se ha desprendido completamente del hueso. El cirujano vuelve a unir el ligamento a su posición original en el hueso.

Esta técnica es menos frecuente porque no todos los desgarros son aptos para este tipo de reparación.

Para el proceso de recuperación después de la cirugía, se requiere fisioterapia para recuperar la fuerza y movilidad de la rodilla. El proceso de recuperación puede variar dependiendo del tipo de cirugía y del paciente.

Prevención y Recuperación

Una adecuada preparación física, incluyendo el fortalecimiento de los músculos que rodean la rodilla y el entrenamiento en técnicas de movimiento, puede ayudar a prevenir esta lesión.

La recuperación completa de una rotura del LCA puede llevar varios meses, y generalmente incluye fisioterapia para recuperar fuerza y movilidad.

Regenerat clínica: III Premios Bienestar y Calidad de Vida 

 Centro de referencia en Terapias Regenerativas

premios la razón centro terapias regenerativas

Pide cita para curar tu dolencia sin cirugía en Regenerat clínica

Especialistas en medicina regenerativa

Regenerat clínica cuenta con un equipo de especialistas dirigidos por el Dr. Miguel Alfonso Porcar, altamente cualificados en medicina regenerativa.

El Dr. Miguel Alfonso Porcar y su equipo tienen una amplia experiencia en el tratamiento de las patologías músculo esqueléticas en la cadera, hombro o codo. En muchos de los casos será posible tu recuperación sin cirugía aplicando las técnicas más avanzadas de terapia celular y factores de crecimiento plaquetario.

Te brindaremos un trato personalizado, siempre enfocado en mejorar tu calidad de vida y reducir el dolor y la inflamación en tu articulación afectada.

Pide cita previa en Catarroja o Torrent

Si lo prefieres, déjanos tus datos y nosotros nos pondremos en contacto

4 + 6 =

Articulo y modificaciones revisadas por el Dr. Miguel Alfonso Porcar

 

Mejor traumatólogo en Valencia Dr. Miguel Alfonso Porcar

Clínica de Medicina Regenerativa en Valencia

El Dr. Miguel Alfonso Porcar es Especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica vía MIR en el Hospital General Universitario de Valencia, y experto en terapias de medicina regenerativa con células madre, plasma rico en plaquetas, proloterapia suero autólogo rico en citoquinas....

Saber más sobre el Dr. Miguel Alfonso

✅Fact Check

Este artículo ha sido verificado. El contenido incluye enlaces a sitios de medios acreditados y estudios médicos. Todo el contenido de nuestra web ha sido revisado personalmente por el Dr. Miguel Alfonso Porcar, no obstante, si encuentras algún error, puedes contactarnos para sugerirnos las correcciones que creas convenientes.