La tendinitis es una inflamación común que, de no tratarse adecuadamente, puede volverse crónica. Hoy vamos a ver sus causas, como el exceso de ejercicio, posturas incorrectas o lesiones deportivas. También hablaremos de sus síntomas, como el dolor al mover el tendón, la sensibilidad al tacto, la rigidez muscular y la hinchazón en la zona afectada y abordaremos los tratamientos posibles para que conozcas como curar rápido una tendinitis.

¿Qué es la tendinitis?

La tendinitis es básicamente la inflamación de un tendón. Imagina que los tendones son como cuerdas resistentes y flexibles que conectan nuestros músculos con los huesos. Los tendones son fundamentales para que podamos movernos porque transmiten la fuerza de los músculos para mover los huesos.

La tendinitis puede producirse en cualquier tendón. Pero es más frecuente en hombros, codos, muñecas, rodillas y talones.

  •  La mayoría de las tendinitis pueden tratarse con reposo, fisioterapia y medicamentos para reducir el dolor.
  • Sin embargo, una inflamación tendinosa prolongada puede provocar la rotura de un tendón y un tendón roto puede necesitar cirugía.

Orígenes y causas de la tendinitis

La tendinitis generalmente ocurre debido a la sobrecarga o uso excesivo del tendón, particularmente en actividades que implican movimientos repetitivos o esfuerzos inusuales.

Sin embargo, también puede ser el resultado del envejecimiento, ya que, con el tiempo nuestros tendones pueden perder flexibilidad y ser más susceptibles a lesiones.

Cuando el tratamiento aplicado no responde adecuadamente esta situación puede cronificarse, incrementando la frecuencia de los episodios inflamatorios cada vez que se ejerce presión o se sobrecarga el tendón afectado.

Factores como los hábitos posturales inadecuados, la ejecución repetitiva y vigorosa de ciertos ejercicios, las lesiones derivadas de la práctica deportiva y el uso de calzado inapropiado son considerados desencadenantes significativos de la tendinitis.

Para prevenir la recurrencia de la tendinitis, te sugerimos una evaluación biomecánica y postural para identificar y modificar las causas subyacentes de su persistencia.

En el ámbito deportivo, se enfatiza la importancia de aplicar las técnicas adecuadas para prevenir lesiones.

Específicamente, las tendinitis que afectan a los miembros inferiores pueden ser causadas por posturas inapropiadas y acortamientos musculares, siendo en muchas ocasiones el uso de órtesis plantares y la adopción de un régimen de estiramientos, soluciones efectivas para su resolución definitiva.

Un signo distintivo de la tendinitis es la variación del dolor según la temperatura: tiende a disminuir con el calor y a intensificarse con el frío, particularmente durante la noche.

La falta de un tratamiento adecuado y completo para la tendinitis puede llevar a complicaciones a largo plazo, incrementando el riesgo de lesiones más graves y rupturas del tendón afectado.

Por tanto, es fundamental abordar esta condición con un enfoque integral y preventivo para evitar su evolución hacia un problema más serio y duradero.

Tratamiento PRP dolor de rodilla por tendinitis

Factores de riesgo para la tendinitis

La tendinitis puede desarrollarse debido a diversos factores, como la edad, la realización repetitiva de movimientos en trabajos específicos, la práctica de actividades físicas con una técnica inadecuada y el uso de ciertos medicamentos.

  • Envejecimiento: A medida que las personas envejecen, sus tendones se vuelven menos flexibles, lo que los hace más susceptibles a lesiones.
  • Ocupación: La tendinitis es más frecuente en individuos cuyas ocupaciones implican movimientos repetitivos, posiciones incómodas, movimientos forzados como alcanzar objetos por encima de la cabeza, exposición a vibraciones.
  • Actividades físicas: Durante la práctica de actividades físicas, ciertos aspectos pueden aumentar el riesgo de tendinitis.
    • Incremento brusco en la intensidad o cantidad de entrenamiento.
    • Uso de equipamiento inadecuado, como calzado desgastado, realización de actividades sobre superficies duras.
    • Insuficiente tiempo de recuperación tras una lesión o falta de adaptación gradual a la actividad después de un período de inactividad.
    • Mantenimiento de una postura deficiente o ejecución incorrecta de movimientos corporales.
  • Condiciones médicas y medicamentos: Ciertas condiciones médicas, como la diabetes, el uso de ciertos fármacos como los antibióticos fluoroquinolonas, los corticosteroides y los inhibidores de aromatasa puede aumentar el riesgo asociado a esta afección.

Síntomas de la tendinitis

La tendinitis puede manifestarse a través de varios síntomas que indican la inflamación del tendón afectado.

  • Dolor al mover el tendón: Uno de los síntomas más comunes de la tendinitis es el dolor agudo o punzante al mover el tendón. Este dolor puede aumentar con la actividad física y disminuir en reposo.
  • Sensibilidad al tacto: La sensibilidad al tacto en la zona afectada es otro síntoma característico de la tendinitis. La piel alrededor del tendón puede estar más sensible y dolorida al presionarla.
  • Rigidez muscular: La rigidez muscular es un síntoma que puede acompañar a la tendinitis, dificultando la movilidad y generando molestias al intentar realizar ciertos movimientos.
  • Hinchazón en la zona afectada: La hinchazón en la zona donde se encuentra el tendón afectado es un síntoma visible de la tendinitis. Esta inflamación puede ser acompañada de enrojecimiento y calor local en la zona.
  • Enrojecimiento y calor: En algunos casos, la piel sobre el tendón inflamado puede volverse roja y sentirse caliente al tacto.
  • Sonidos de clic o chasquidos: Algunas personas pueden experimentar un sonido de clic o chasquido cuando mueven la articulación afectada.
  • Debilidad: La inflamación del tendón puede llevar a una sensación de debilidad en la articulación o en el músculo asociado.

 

Da el primer paso hacia una vida plena y sin dolor con la Medicina Regenerativa.

curar la tendinitis con proloterapia

Tratamientos para curar la tendinitis

La tendinitis requiere de un tratamiento adecuado para lograr una pronta recuperación.

Veamos las diferentes estrategias terapéuticas que podemos emplear según el caso. Dentro de las medidas o abordaje más conservador: 

  • Reposo y descanso para la rodilla.
  • La aplicación de frío hielo en la zona afectada ayuda a controlar la inflamación y a reducir la hinchazón, y aplicación de calor para reducir el dolor.
  • Empleo de vendas de compresión.
  • Abordaje mediante fisioterapia.

Cuando todas estas medidas no solucionan el problema pasamos a los tratamientos mínimamente invasivos mediante el empleo de infiltraciones.

  • Infiltraciones de corticosteroides.
  • Proloterapia o inyecciones de una solución de dextrosa.
  • Infiltraciones de plasma rico en plaquetas (PRP).

En los casos en los que las infiltraciones no consiguen una mejoría total y persiste el dolor podemos pasar a:

  •  Abordaje quirúrgico con ultrasonidos con Tenex.
  • Cirugía ortopédica para la extirpación de la parte dañada del tendón.

Reposo y cuidados iniciales

Puedes tratar de aliviar la tendinitis por tu cuenta, y para ello aquí tienes algunas recomendaciones que puedes seguir durante los primeros 2 o 3 días para reducir el dolor y ayudar a tu tendón a recuperarse:

  • Descansa: Tómate un respiro y evita usar el área afectada para darle tiempo al tendón de empezar a sanar. Intenta no moverlo mucho durante los primeros días.
  • Hielo: Aplica frío al área lesionada. Puedes usar una bolsa de hielo o algo como guisantes congelados, siempre envueltos en un paño o toalla para proteger tu piel. Hazlo por 20 minutos cada 2 o 3 horas.
  • Compresión: Usa un vendaje elástico, vendaje tubular o una muñequera suave alrededor del área afectada. Puedes encontrar estos productos en farmacias. Asegúrate de que estén firmes pero no tan ajustados que corten la circulación. Recuerda quitar el vendaje o la férula antes de dormir.

Una vez que el dolor disminuya y puedas mover el área sin incomodidad, intenta mantenerla en movimiento suavemente para evitar la rigidez, pero sin forzar demasiado.

Tratamiento de la tendinitis con infiltraciones

Para manejar el dolor y la inflamación causados por la tendinitis, se pueden prescribir medicamentos antiinflamatorios que no contienen esteroides.

Tratamiento de la tendinitis con inyecciones de corticoesteroides

Esta opción de tratamiento implica la aplicación precisa de una inyección de corticoesteroides en el área que rodea el tendón afectado, utilizando ecografía para guiar la aguja con precisión y asegurar que el medicamento se administre correctamente sin afectar el propio tendón.

Estas inyecciones pueden reducir significativamente el dolor, permitiendo realizar ejercicios de fortalecimiento sin molestias.

Tratamiento para curar la tendinitis con proloterapia

El tratamiento de la tendinitis con proloterapia o terapia de proliferación, busca promover la curación natural del cuerpo y fortalecer los tejidos conectivos, como ligamentos y tendones, que han sido dañados o están debilitados.

Este tratamiento se realiza mediante inyecciones que contienen una solución, usualmente dextrosa (un tipo de azúcar), que se administra directamente en la zona afectada. Estas inyecciones provocan una reacción inflamatoria controlada que estimula la producción de colágeno y, por ende, la reparación y fortalecimiento del tejido.

Se utiliza principalmente para tratar el dolor crónico debido a tendinitis y lesiones ligamentosas en articulaciones como las rodillas y los hombros.

La proloterapia es especialmente beneficiosa para personas que sufren de tendinitis y buscan opciones de tratamiento no quirúrgicas.

Es normal que tras el tratamiento, el paciente experimente un aumento temporal en el dolor debido a la reacción inflamatoria inducida.

Recomendamos evitar los antiinflamatorios después de la proloterapia, ya que la inflamación es parte del proceso de curación. En caso de dolor, se pueden utilizar analgésicos no antiinflamatorios según la recomendación del especialista.

Tratamiento PRP dolor de rodilla por tendinitis

Curar la tendinitis con infiltraciones de prp

Para curar la tendinitis de forma rápida, efectiva y duradera se pueden emplear infiltraciones de PRP (plasma rico en plaquetas), una técnica de medicina regenerativa que aprovecha la capacidad curativa natural de tu cuerpo.

Las infiltraciones de plasma rico en plaquetas se recomiendan especialmente cuando los tratamientos convencionales como la fisioterapia, los antiinflamatorios y los analgésicos no han proporcionado alivio suficiente.

El PRP puede ser particularmente útil para tratar diversas situaciones como la tendinitis de codo, rodilla, hombro, lesiones de la fascia plantar o del tendón de Aquiles y problemas articulares.

Este tratamiento implica extraer una pequeña cantidad de tu sangre, procesarla para concentrar las plaquetas y luego inyectar este plasma rico en plaquetas directamente en el área lesionada. Esto puede ayudar a acelerar la curación y aliviar el dolor asociado con la tendinitis.

El proceso de tratamiento con PRP generalmente comienza con la extracción de sangre del paciente,

  • Seguidamente se realiza la centrifugación de esta muestra para separar las plaquetas y concentrarlas en el plasma.
  • El concentrado de plaquetas se inyecta en el tejido lesionado bajo guía ecográfica para asegurar precisión y efectividad. Las plaquetas liberan factores de crecimiento que promueven la reparación de los tejidos y reducen la inflamación.

Es importante tener en cuenta que, aunque el PRP es generalmente seguro, los primeros días después de la inyección pueden ser un poco dolorosos, y se podría requerir un período breve de actividad reducida para permitir la recuperación.

La mayoría de los pacientes notan una mejora en su dolor y función después de cuatro a seis semanas, pero algunos pueden experimentar alivio antes.

Cirugía en casos extremos

En situaciones extremas de tendinitis que no responden a los tratamientos anteriores, la cirugía puede ser una opción a considerar.

Las cirugías ecoguiadas son procedimientos que se realizan con la ayuda de imágenes para localizar con precisión la zona a tratar, que permite al cirujano visualizar en tiempo real el área afectada y abordarla de manera más precisa.

Un ejemplo de este tipo de cirugías minmmente invasivas son las que se emplea el TENEX o cirugía ultrasónica de tendones.

La cirugía para la tendinitis implica retirar las áreas más afectadas del tendón y reparar cualquier rotura presente, complementándose con técnicas de medicina regenerativa, como la aplicación de mallas de plasma rico en plaquetas alrededor del área tratada para promover la recuperación.

Este tipo de cirugía minimiza el riesgo de dañar tejidos sanos circundantes y aumenta la efectividad del tratamiento, permite una recuperación más rápida y una reducción de posibles complicaciones postoperatorias.

DESCARGA la GUÍA de Medicina Regenerativa que elimina tu dolor ¡SIN CIRUGÍA!

"*" señala los campos obligatorios

Nombre y Apellidos*
Aviso legal
Acepto recibir notificacione en mi correo
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Fisioterapia para recuperación de tendinitis

Fisioterapia para la recuperación de la tendinitis

Diseñamos estrategias de recuperación individualizadas tras la cirugía, teniendo en cuenta la gravedad de la tendinitis y las características del paciente.

La fisioterapia juega un papel importante en el tratamiento de la tendinitis, ayudando a restaurar la movilidad y fuerza muscular en la zona afectada.

Adaptamos los ejercicios de fisioterapia a las necesidades específicas de cada persona, enfocándonos en fortalecer la zona afectada y mejorar su movilidad.

Dentro de las técnicas utilizadas se encuentran:

  • Fortalecimiento excéntrico: Consiste en trabajar los músculos de forma controlada durante la fase de elongación para fortalecer el tendón.
  • Estiramientos adecuados: Los estiramientos contribuyen a mejorar la flexibilidad muscular y prevenir futuras lesiones.
  • Masajes terapéuticos: Los masajes pueden ayudar a reducir la tensión muscular y mejorar la circulación sanguínea en la zona afectada, favoreciendo la recuperación.

Prevención de la tendinitis

Para ayudarte a evitar la tendinitis, sigue estos consejos sencillos:

  • Descansa: No hagas demasiado esfuerzo con tus músculos y tendones, especialmente si estás haciendo algo durante mucho tiempo. Si sientes dolor mientras haces ejercicio, es hora de parar y descansar.
  • Varía tus actividades: Si un ejercicio te duele, intenta hacer algo diferente. Por ejemplo, si correr te causa dolor, prueba con andar en bicicleta o nadar que son más suaves para tus tendones.
  • Mejora la técnica de cómo te mueves: Hacer los movimientos de forma correcta es importante. Si estás empezando un deporte nuevo o usando nuevos equipos de ejercicio, puede ser buena idea que alguien experto te enseñe la forma correcta de hacerlo.
  • Estira: Después de hacer ejercicio, tómate un tiempo para estirar tus músculos. Es mejor hacerlo cuando tus músculos están calientes.
  • Adapta tu espacio de trabajo: Si trabajas sentado, asegúrate de que tu silla, escritorio y teclado estén ajustados correctamente para ti. Esto puede ayudar a reducir el estrés en tus tendones.
  • Prepara tus músculos: Si fortaleces los músculos que más usas en tu deporte o actividad, esto puede ayudar a proteger tus tendones.

Testimonios de pacientes curados de tendinitis de pie, codo, hombro…

En estos vídeos puedes ver los testimonios de pacientes que tras soportar durante muchos meses dolores debidos a tendinitis de cadera, hombro, codo…. que incluso les impedian dormir, con las infiltraciones de Plasma Rico en Plaquetas han conseguido olvidarse de que algún día sufrieron los dolores y han vuelto a la normalidad de su vida diaria.

 

Regenerat clínica: III Premios Bienestar y Calidad de Vida 

 Centro de referencia en Terapias Regenerativas

premios la razón centro terapias regenerativas

Pide cita para curar tu dolencia sin cirugía en Regenerat clínica

Especialistas en medicina regenerativa

Regenerat clínica cuenta con un equipo de especialistas dirigidos por el Dr. Miguel Alfonso Porcar, altamente cualificados en medicina regenerativa.

El Dr. Miguel Alfonso Porcar y su equipo tienen una amplia experiencia en el tratamiento de las patologías músculo esqueléticas en la cadera, hombro o codo. En muchos de los casos será posible tu recuperación sin cirugía aplicando las técnicas más avanzadas de terapia celular y factores de crecimiento plaquetario.

Te brindaremos un trato personalizado, siempre enfocado en mejorar tu calidad de vida y reducir el dolor y la inflamación en tu articulación afectada.

Pide cita previa en Catarroja o Torrent

Si lo prefieres, déjanos tus datos y nosotros nos pondremos en contacto

2 + 5 =

Articulo y modificaciones revisadas por el Dr. Miguel Alfonso Porcar

 

Mejor traumatólogo en Valencia Dr. Miguel Alfonso Porcar

Clínica de Medicina Regenerativa en Valencia

El Dr. Miguel Alfonso Porcar es Especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica vía MIR en el Hospital General Universitario de Valencia, y experto en terapias de medicina regenerativa con células madre, plasma rico en plaquetas, proloterapia suero autólogo rico en citoquinas....

Saber más sobre el Dr. Miguel Alfonso

✅Fact Check

Este artículo ha sido verificado. El contenido incluye enlaces a sitios de medios acreditados y estudios médicos. Todo el contenido de nuestra web ha sido revisado personalmente por el Dr. Miguel Alfonso Porcar, no obstante, si encuentras algún error, puedes contactarnos para sugerirnos las correcciones que creas convenientes.